lunes, 11 de noviembre de 2013

Mi última adquisición

Navegando por páginas de muebles de segunda mano encontré este sillón de peluquería. Me alegré mucho cuando me enteré de que era de una peluquería de mi ciudad que se había cerrado por jubilación, así que me puse en contacto con el vendedor, lo vi y lo compré. Así de sencillo.





Lo puse en el altillo de la casa de mi hijo.


A juego con el ordenador de museo que hay allí (el hijo de mi prima se asombraba de que no tenía el @ )
El sillón negro que estaba en el altillo lo bajé para la sala que estaba un poco necesitada de asientos. 



¿OS  GUSTA?