domingo, 3 de septiembre de 2017

Reciclar mesa y sillas para una cocina

Hola a todas y todos, después de unas muy buenas vacaciones retomo mis entradas en el blog con dos renovaciones.
La cocina en la casa de mis padres llevaba un tiempo sin mesa porque la quitamos para ponerla en otra cocina comedor que hicimos en el antiguo garaje situado en el bajo.
Mi compañero Óscar no quiso una mesa que había en el piso que compró y me la regaló.
Es una mesa de los años 70/80 de imitación acero inoxidable. Digo que era imitación porque las patas estaban bastante picadas por el óxido.








El sobre de la mesa es de cristal ahumado y estaba sujeto a las patas con ventosas que ya no tenía.

El arreglo fue muy sencillo. Limpié de óxido las patas con una pasada de lija y luego las pinté con pintura en spray de acero inoxidable. Era la primera vez que utilizaba esta pintura y quedé gratamente sorprendida, quedó genial.



Siento que la fotografía sea taaaaan mala....






Le puse unas ventosas nuevas y ¡perfecta!






Tenía la idea de que a esta mesa le quedarían bien unas sillas en color negro pero.... más tarde compré en el mercadillo dominguero de mi pueblo estas sillas que me parecieron preciosas.





Tenía claro que las iba a pintar de negro pero con ese respaldo tan alto no quería una tela completamente negra por lo que compré una estampada con pata de gallo.
Las encolamos, las tratamos para la carcoma...



El tapizado nos ha dado (a mi marido y a mí) una latita que no os lo podéis imaginar (si lo sé no las hubiera querido aunque me las regalaran) porque el respaldo no va recto y tuvimos que ponerle como un dobladillo con un cordón dentro para que hiciese fuerza y llevase la tela del respaldo en arco.



Bueno, menos mal que conservamos el viejo tapizado y nos fuimos guiando por él. 







Aunque conservamos el interior de la silla lo cubrimos con un acolchado nuevo.









¿Os gusta el resultado?. 

miércoles, 12 de abril de 2017

Hamacas

En el mercadillo dominguero de mi pueblo encontré, a muy buen precio,  dos hamacas. 
Una con la madera en su color natural




y la otra pintada de color azul



Después de una buena limpieza (incluso usé bisturí para sacarle toda la suciedad de los dibujos), una mano de pintura en azul...



y unas telas con el mismo dibujo pero en colores distintos...




y a disfrutar del jardín con el buen tiempo que tenemos esta Semana Santa. 
Espero que os haya gustado esta transformación. Besos.

viernes, 3 de febrero de 2017

Cestas para recoger los huevos

Este año compré tres gallinas que tengo en casa de mis padres y cuando recojo los huevos (y no es que sean muchos) los traigo en el bolsillo, la mano...
Tenía una cesta que ya había perdido el color y estaba bastante fea por lo que pensé que, con unos "arreglillos", serviría para el traslado seguro de los huevos.




Le dí una mano de imprimación y dos de un color vivo (elegí un naranja chillón). 
Luego recorté con la forma de la cesta un cartón de huevos y le dí dos manos de cola blanca como tapaporos y dos manos de la misma pintura al agua de color naranja.





 Mi amiga Paz me regaló una cesta que había hecho con palos y ramas de los árboles de su finca y también la transformé en otra huevera pero esta pintada de rosa fucsia.



¿Os gusta?. Es una manualidad divertida y frugal para participar en el FINDE FRUGAL DEL BLOG COLORÍN COLORADO.
BESOSSS


domingo, 4 de diciembre de 2016

Baño rosa

Hoy os enseñaré el otro baño de mi casa.
Lo llamamos baño rosa para distinguirlo del que está pintado en color verde. Este está pintado en un rosa tan fuerte que parece rojo.



El suelo es de madera de ipe. El mueble y el espejo son nuevos y los compramos en una pequeña tienda en Vigo. Lo usaban como expositor de jabones artesanales.









La jarra que adorna la banqueta que utilizamos para el rollo de papel higiénico y la toalla del bidé, es una de nuestras últimas compras en el mercadillo dominguero de nuestra ciudad. Nos llamó especialmente la atención porque tiene tapadera.







 El cartel de chapa colgado de la pared perteneció a una tienda portuguesa y está en portugués pero me gustó porque en gallego se dice igual. Lo compramos en una almoneda de Vigo.







La lámpara es de Tiffany, comprada en una tienda de Monforte de Lemos. Nos costó mucho encontrar alguna que nos gustara pero, al final, pensamos que esta queda bien con la decoración del cuarto de baño. 

Espero que os haya gustado y os deseo que paséis una feliz semana.












miércoles, 9 de noviembre de 2016

¿Vestidor?

Nuestro vestidor, no es un vestidor al uso. Es el cuarto contiguo a nuestro dormitorio que alberga el armario, la cómoda.... que no caben en el mismo dormitorio.
Pero como lo tenemos que llamar de alguna manera... pues le llamamos vestidor.
Está pintado de un rosa claro tirando a malva.
El armario estaba en la casa y con una capa de barniz que hacía daño a los ojos. Decidí pintarlo de blanco.
La cómoda es de pino, también estaba en la casa y la restauré yo.






El perchero alberga mi colección de bolsos de distintas épocas (todos son antiguos, años 60, 70 y 80).



En otro rincón hay un lavabo antiguo que estaba en la casa. Fue mi primer trabajo de restauración. El espejo lo encontré en el montón de cosas viejas y maderas que iban a ser convertidas en leña. Le puse un mármol nuevo y le compré una palangana y una jarra.




Las sillas que están en el medio de la habitación fueron encontradas en un contenedor y a una de ellas le faltaba el respaldo. Mi marido hizo un respaldo y las encoló y yo las pinté y tapicé.




También tengo una perchita para colgar los collares.






Lo único que hay nuevo en la habitación es la lámpara.
Queda claro que me gustan las cosas "viejitas".

Besos a todos y todas y hasta la próxima entrada en la que os enseñaré el baño.