viernes, 6 de septiembre de 2013

La casa de mi hijo III

Ahora os enseñaré el altillo que se ve desde la sala.
Cuando estábamos arreglando la casa vimos que había mucha altura en el desván, así que pusimos una escalera y lo unimos a la vivienda.
Arriba hay dos camas. Sus cabeceros era una cama (creo que de fresno aunque algunas tablillas son de cerezo) que había en nuestra casa y estaba rota y yo la restauré. El cabecero  más alto y los pies  más bajos pero como el techo va bajando también creo que quedan bien.
Al fondo se ven unas puertas de policarbonato que cierran el desván y se utiliza como zona de almacenaje.




Las maletas las estrenamos mi marido y yo cuando fuimos de luna de miel, ahora guardan los edredones nórdicos.


Nuestro primer ordenador, una reliquia. El sillón vintage.


Esta mesilla la tiró mi prima Sara y la restauré yo. Es toda de castaño.


Y desde arriba se ve toda la sala y el comedor que, como se puede apreciar tiene una abundante luz gracias al gran lucernario del techo.



 ¿Os gusta? 
La casa tiene un bajo que antiguamente fue un bar. Aún no está acabado pero lo enseñaré próximamente.