jueves, 19 de septiembre de 2013

Antes y después de una silla del punto limpio.

La semana pasada descubrí el FINDE FRUGAL del blog COLORÍN COLORADO y pensé "¡qué buena idea! el próximo viernes participaré" y aquí estoy para mostraros un trabajo fácil y barato.
El otro día fui al punto limpio de mi pueblo para llevar unos bidones de pintura estropeada. Como no lo puedo remediar, di una vuelta por el sitio y me traje esta silla de un colegio.


Había llovido por ella.








No quería gastar dinero en arreglarla. Tenía una pintura horrible con la que había pintado el galán de noche (y que luego volví a pintar con otro verde) que pensé que nunca iba a utilizar pero para esta silla no me disgustaba.
 Dos manos de pintura en spray.





Utilicé la primera tela que, también, le había puesto al galán y que luego sustituí por otra retro. La espuma es de un colchón viejo que guardé.
Me llevó dos tardes arreglarla, una para pintarla y otra para es resto. Cuando quise hacer las fotos ya era de noche.



                          La silla vista de día. No quedó mal del tod , es cómoda y no me costó ni un euro.