lunes, 4 de julio de 2016

La herradura de la suerte

Cuando mis primos vaciaron la casa de mis tíos, me regalaron esta herradura de los años setenta que mi tía tenía en la entrada para poner las llaves.



Me gustaba porque era un recuerdo de ella pero no quería ponerla así en mi casa.
La pinte de gris y por encima de blanco. Le pequé trozos de una servilleta y luego froté con una lija para que se viese el gris que hay debajo. Una mano de barniz para proteger todo y este es el resultado.







No entendía por qué tenía siete clavos (tres de un lado y cuatro de otro), incluso estuve a punto de quitar uno para que quedasen simétricos. Ahora sé que es para que dé suerte por lo que los dejé tal y como estaban y la colgué detrás de la puerta de la entrada. Espero que funcione jejeje.

¡Feliz semana!