domingo, 15 de diciembre de 2013

Armarito para el aseo del patio.

Me hacía falta un armarito para el aseo del patio para meter unos rollos de papel higiénico, una crema de manos, unos cepillos de dientes (en el verano cuando comemos en el porche, me amarga subir a lavar los dientes).....
En la casa había un viejo botiquín con un tamaño ideal para convertirse en mi nuevo armarito para el aseo.






Le quité toda esa pintura al aceite que tenía.


El exterior lo pinté de blanco y el interior de azul turquesa. Le puse un tirador de madera,que tenía por el taller, pintado de turquesa y ¡ya tengo mi armarito para el aseo! y ¡no sabéis el servicio que me hace!.




Tendría que haberle quitado el cartón que tiene la puerta por detrás pero es que estaba tan bien clavado que temí romper el espejo y lo dejé, queda un poco abombado pero un día que tenga menos que hacer se lo quitó y le pongo una tablilla u otra cosa.


Esta fue la única forma de colgarlo en una pared de piedra (totalmente irregular) que se nos ocurrió.


De paso os enseño el aseo, le faltan detalles (quiero poner muchos pequeños espejos en la repisa). La repisa está hecha con "pontones" de castaño que reciclamos de la casa.


 Es pequeño pero lo utilizamos mucho cuando tenemos comida en el porche o simplemente estamos en el jardín tomando el sol.


Ha sido un arreglo rapidito porque tenía prisa por utilizarlo pero creo que ha quedado chulo, ¿no os parece?

Gracias por visitarme y 

¡FELIZ NAVIDAD!